martes, 17 de marzo de 2009

No ha sido tiempo perdido

El pasado miércoles saludé personalmente a Javier por última vez. El desempeño quizá excesivo de mi trabajo principal en el COITIA, me obligaba a citarle en mi despacho de la Avenida de la Estación para ultimar los detalles de la presentación y trámite de su proyecto final de carrera en la UMH: básicamente mi labor se ha centrado en orientarle con el papeleo necesario para la presentación de un proyecto realizado y evaluado ya en Italia, en el Politécnico de Torino, y dirigido por el profesor Bruno Balla Chiara.

Todavía no logro digerir lo que ha ocurrido. Todavía permanece en mi memoria la conversación de esta mañana avisándole de que me iba a retrasar y que contactara con Nuria cuando llegara a la universidad. Ella le acompañaría al aula y le ayudaría con la conexión del ordenador y el cañón de vídeo para la presentación.

No tengo palabras para describir las sensaciones tan extrañas volviendo hacia Alicante después de habernos quedado Nuria y yo esperando en la puerta del Salón de Grados.

Sumido en una inquietante conjetura habiendo presenciado el escenario del accidente al entrar y salir de Elche, estaba algo desorientado y me resistía a pensar lo peor. Al llegar a casa recibí la tremenda noticia. Me senté de repente delante del ordenador de casa y sin saber por qué, busqué el pdf con el proyecto que no se había presentado y empecé a leerlo.

Cuando nuestros semejantes nos abandonan de forma inesperada nos envuelve una profunda tristeza, pero pienso que todavía con más intensidad cuando es alguien cercano y con una vida por delante.

En el prólogo del proyecto esperas demostrar que no ha sido tiempo perdido todo el trabajo realizado. Estés donde estés, y si puedes leer estas líneas, he de contestarte que ha sido un proyecto magnífico y lo has demostrado con creces. Cualquier generación de conocimiento y su divulgación es un privilegio de seres inteligentes que buscan con inquietud respuestas, así como crecer en sabiduría. Tu trabajo ha sido un ejemplo de ello, fruto de la constancia y tesón que has entregado, superando los inconvenientes del idioma y que seguro se convertirá en fuente para el desarrollo de otros Proyectos y Tesis Doctorales.

Hasta siempre.